Filme cubano entre producciones hispanas más destacadas de Toronto


Joel del Rio

Aunque la proyección mediática del festival se concentre más que todo en los nuevos filmes de George Clooney, Emma Stone, Angelina Jolie y otras estrellas del firmamento de Hollywood, este año se denota la presencia del cine hispano dentro del selectivo plantel de filmes procedentes de todas partes del mundo.

CiberCuba

sergioandsergueifilm-es-horizontal-poster-1920.jpg

De todos modos debe decirse que el Festival privilegió, más que todo, las obras de cineastas hispanos que han realizado películas en inglés, como el mexicano Guillermo del Toro (The Shape of Water) o el chileno Sebastian Lelio (Disobedience, con Rachel Weisz y Rachel McAdams), por solo mencionar dos de las más aplaudidas.

Tomas_Cao.jpg

Sergio y Serguei se presentó en Toronto como coproducción cubano-española, pero quizás haya influido en la selección la participación norteamericana en la producción mediante el aporte de WestEnd Films y del actor Ron Perlman en el papel del amigo norteamericano del protagonista cubano, interpretado con pasión y naturalidad por el cubano Tomás Cao (Habana Blues, Viva). El amigo soviético, o mejor dicho, ruso, es Héctor Noas, quien actuaba también en los filmes anteriores de Daranas, Los dioses rotos y Conducta.

Entre los más destacados filmes latinoamericanos en Toronto, además de Sergio y Serguei, se denota el predominio argentino con un grupo grande de importantes títulos entre los cuales sobresalen Zama, de Lucrecia Martel; Una especie de familia, de Diego Lerman; Alanis, de Anahí Berneri, y La cordillera, de Santiago Mitre.

A las anteriormente mencionadas se añade la mexicana La hijas de Abril, de Michel Franco (con la actriz española Emma Suárez) y las chilenas Princesita, de Marialy Rivas y Una mujer fantástica (que representará al país en el Oscar y el Goya) y dirige también SebastiánLelio, convertido así en uno de los pocos directores que tiene el privilegio de contar con dos películas seleccionadas.

Finalmente, aparecen en las nóminas de Toronto, la colombiana Matar a Jesús (Laura Mora) y el thriller brasileño Motorrad, de Vicente Amorim, además de la teleserie del mismo país Sob Pressão, codirigida por Andrucha Waddington y Mini Kerti. De modo que este año se percibe el auge argentino y chileno, en detrimento de tradicionales productores como México y Brasil.